martes, 7 de enero de 2014

PERFIL

Por Damián Javier Lazota
SER O NO SER

Comunicador por oficio no por profesión, prefiero evitar ser catalogado como periodista, una vocación que se perdió quien sabe dónde y cuándo.

Pero hay excepciones. Mis referentes y maestros periodistas -en el arte de enseñar este oficio de comunicar- tiene nombres propios. Liliana López Foresi, en el ejercicio de la profesión y Laura Giussani, Hernán López Hechagüe y Armando Sepúlveda, en la teoría y práctica con los talleres que me brindaron. Espero saber honrarlos con mi trabajo.


NO CREO EN EL PERIODISMO INDEPENDIENTE

Indignación silenciosa es el sentimiento que provoca en mí calificativos como “periodismo independiente”, y no precisamente por mi condición de reconocido hincha de Racing Club. Tal parece, entre los “periodistas” existe la creencia de saberse independientes si se hacen llamar independientes... aunque estos jamás aclaran de quién.

De un lado y del otro, estos sectores intentan mostrarse desideologizados, imparciales, objetivos, todos eufemismos de un mal cuento.
Es bueno recordar que la explosión social que derivó en la prematura salida de Fernando de la Rúa, no sólo fue producto de una crisis político-institucional, las corporaciones mediáticas -con su silencio cómplice-, acompañaron políticas de Estado que desmoralizaron aún más a la sociedad argentina de aquellos tiempos. De esa manera el periodismo comenzaba a perder credibilidad a una velocidad nunca antes vista. Su detonante, el ocultamiento informativo -por 24 hs.-, de los asesinatos de Kosteki y Santillán, el 26 de junio de 2002 en la estación Avellaneda. A partir de ese momento, la relación “sociedad-medios de prensa” tuvo un quiebre que se evidenció con mayor crudeza a partir de la ley de medios.


LAS REDES SOCIALES DEMOCRATIZARON LA COMUNICACIÓN POPULAR

Fue así que internet se convirtió en una herramienta comunicacional de dimensiones imposibles de mensurar.
En el comienzo de la crisis, Indymedia Argentina -www.argentina.indymedia.org-, fue el canal de difusión de un colectivo de organizaciones que tenían cosas que decir. La comunicación social pegaba un salto de calidad, logrando llevar los debates asamblearios a los foros virtuales, socializando de esa manera los temas semanales.
Internet, como herramienta de comunicación funcionó como puente de los medios convencionales. Ya nada sería igual en materia de comunicación.


NO TODAS SON MALAS

El periodismo es por sobre todas las cosas ideología. No puede quien comunica desprenderse de su historia, su formación cultural y educativa, su entorno. Quien lo intente se estará mintiendo a sí mismo y sobre todo a la comunidad a la que se dirige.

En mi caso, el lector debe tener presente que mi opinión es interesada y está atravesada por un cúmulo de subjetividades producidas por mi militancia política en el Partido Socialista y el Frente Progresista de Río Negro. En este sentido vale aclarar que lo escrito en “ELTRANSGRESOR.COM” por el autor, sólo representa el pensamiento de quien suscribe.

En lo personal, en esto de comunicar di mis primeros pasos por octubre de 2001 cuando me sumé a un grupo de jóvenes, viejos compañeros de secundario, en la ciudad de Don Bosco -Quilmes, provincia de Buenos Aires-, para compartir, pensar y escribir en la revista barrial “Sol de Noche”. Meses más tarde, con el surgimiento de las asambleas barriales, pasé a ser referente -así nos referíamos a cada uno de los que teníamos un rol específico-, de prensa y difusión de la Asamblea de Wilde -en el partido de Avellaneda, provincia de Buenos Aires-, sumándome poco después a prensa de las “Asambleas Argentinas” que involucraba básicamente a las asambleas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, donde informábamos a la sociedad y a la prensa del país y el mundo sobre nuestras actividades.
En esto de comunicar también incursioné en radio co-conduciendo “El Programa de la Asamblea”, junto al compañero Eduardo Bazzano durante dos años todos los domingos por la mañana en FM Carat de Wilde.

Actualmente los compañeros del PS me honraron con la tarea de ser el Secretario de Comunicación del Partido Socialista de Río Negro, hasta el 28 de junio de 2016.

En 2007 se comenzó a gestar el proyecto “ET”. Siete años más tarde, con muchas menos pretensiones a las iniciales, El Transgresor ve la luz.